Miguel Covarrubias

Ciudad de México, 1904 - Ciudad de México, 1957

Obras disponibles




Si usted está interesado en comprar o vendor alguna obra de Miguel Covarrubias, por favor mándenos un correo electrónico a [email protected] o contáctenos telefónicamente a (55) 5559-3208.

Archivo Fotográfico






BIOGRAFíA - MIGUEL COVARRUBIAS (Ciudad de México, 1904 - Ciudad de México, 1957)


Miguel Covarrubias nació el 22 de noviembre de 1904 en la Ciudad de México. Fue un gran pintor, caricaturista, ilustrador, escritor, antropólogo, arqueólogo, museógrafo, coleccionista, diseñador de escenarios y vestuario, y director de danza. Fue lo que justamente puede llamarse un humanista, sincera y apasionadamente entregado al estudio de la cultura, no sólo de México, sino también de otras latitudes, como: Estados Unidos, Centro y Sudamérica, China, Bali, y el Norte de Africa. 

Miguel Covarrubias  fue el primer hijo de Elena Duclaud, cuyos padres de origen francés y español vivían en México, y José Covarrubias Acosta, cuyos padres eran de Jalapa, Veracruz. A los catorce años terminó su educación formal. Covarrubias nació con una aptitud innata para el dibujo y la caricatura. Una de sus caricaturas más temprana es de cuando él tenía sólo 10 años de edad, es un autorretrato de un niño dientón con los pantalones abajo alrededor de sus tobillos sentado en una bacinica. Le gustaba hacer caricaturas rápidas de si mismo. Su primer trabajo fue como dibujante de mapas en el departamento de comunicaciones del gobierno de México, en donde se hizo amigo del pintor Antonio Ruiz “El Corcito”. Miguel se la pasaba haciendo caricaturas de sus jefes.

Descubrió su gusto por el teatro desde que aún estaba estudiando. Uno de sus teatros favoritos era el Teatro Lírico, atendía a los ensayos y se hacía amigo de los actores, cómicos, cantantes, bailarines y gente famosa. Le gustaba tanto el teatro que tomó un trabajo como acomodador y de esa forma no se perdía ninguna de las presentaciones. En los intermedios hacía bocetos rápidos de los espectadores que luego utilizaba para hacer caricaturas. Cuando no estaba en el teatro se le encontraba en el café “Los Monotes”, el cual pertenecía al hermano de José Clemente Orozco; las paredes estaban cubiertas por dibujos y caricaturas de Orozco. En ese café se reunían intelectuales, escritores y artistas. En cualquier tarde se podía encontrar en “Los Monotes” a personalidades como José Clemente Orozco, Diego Rivera, Manuel Rodríguez Lozano, Abraham Angel, Rufino Tamayo, Jorge Juan Crespo de la Serna, Lupe Marín, Manuel Maples Arce, entre otros, inclusive el poeta José Juan Tablada hacía sus reuniones ahí. Miguel Covarrubias se pasaba todas las noches en “Los Monotes” conociendo a la gente y haciendo caricaturas de ellos, todos lo identificaban como el niño y le pusieron el sobrenombre “El Chamaco”, siendo mucho más joven que ellos. Ahí conoció a Diego Rivera con quien tomó algunas lecciones en esa época.

La primera publicación de una de sus caricaturas fue en 1920 en la portada de Policromías, la revista estudiantil de la Universidad Nacional de México. En diciembre de ese año, la revista semanal Zig Zag incluyó un dibujo que había hecho del pintor Roberto Montenegro. La siguiente edición mostró una serie de caricaturas de espectadores atendiendo a la inauguración de una exhibición de Montenegro. En 1922, El Heraldo publicó algunas interpretaciones satíricas que hizo de políticos mexicanos. Luego, sus dibujos empezaron a aparecer en las ediciones de La Falange, siendo sus dibujos más notorios los retratos que hizo de Diego Rivera y Manuel Rodríguez Lozano que aparecieron en las ediciones de enero y julio de 1923. A partir de entonces sus caricaturas empezaron a aparecer en otras revistas y periódicos.

A principio de 1920 Miguel Covarrubias se hizo amigo del pintor Adolfo Best Maugard, quien en 1921 fue seleccionado por José Vasconcelos para promover y extender las escuelas de pintura al aire libre en México. Miguel Covarrubias se unió al grupo de pintores voluntarios para dar clases en dichas escuelas, junto con Antonio Ruiz “El Corcito”, Abraham Angel y Rufino Tamayo, entre otros. En esa época, Miguel empezó a desarrollar un gusto por coleccionar antigüedades, arte popular, objetos coloniales y finalmente arte prehispánico.

En 1923, el poeta José Juan Tablada consiguió que el gobierno de México le otorgara a Covarrubias un boleto a Nueva York y sustento para seis meses. Ya en Nueva York, Tablada lo puso en contacto con Sherrill Schell, una artista de fotografía y escritora muy conocida, que tenía un especial interés por México. Ella asumió su papel de agente y presentó a Miguel Covarrubias con otras personalidades, entre ellas el crítico de música para el New York Times, Carl Van Vechten, quien también abogaba por el arte y los artistas. Van Vechten le consiguió citas para que conociera a H.L. Mencken, Waldo Frank, Avery Hopwood, Eva Le Gallienne, entre otros, y también le presentó al caricaturista Ralph Barton, que junto con William Cotton y John Held Jr, eran los tres caricaturistas más populares en el momento en Nueva York. Tan pronto como Covarrubias empezó a dibujar algunos rostros locales, fue suficiente para mostrar su habilidad y ser contratado. Sus primeros dibujos se vendieron a revistas como Shadowland, Screenland, Modes and Manners, Current Opinion, Nation, y a periódicos como World, New York Tribune, Herald, Evening Post, New York Evening, Telegram Brooklyn Daily Eagle, y Los Angeles Daily Times.

Su trabajo llamó la atención de Frank Crowninshield, editor de la revista Vanity Fair, quien lo invitó a colaborar con la revista. Sus primeras obras en Vanity Fair aparecieron en la publicación de enero de 1924. Eran varios retratos de celebridades, entre ellos una caricatura del caricaturista Ralph Barton, quien a su vez también hizo una caricatura de Covarrubias que apareció en la misma publicación. En las siguientes publicaciones, Covarrubias hizo caricaturas de políticos, artistas de teatro, e intelectuales. En marzo de 1924, Covarrubias presentó su primer exhibición en el Whitney Studio Club, con las caricaturas originales que habían aparecido en Vanity Fair. 

Miguel Covarrubias compartía en Nueva York un departamento con Adolfo Best Maugard en Beale Street. Gracias a él, Covarrubias conoció a la bailarina Rosemonde Cowan, quien luego adoptó el nombre de Rosa Rolanda y se volvería su esposa. 

A Covarrubias le gustaba visitar los clubs nocturnos del Harlem, lugar donde la cultura de los negros florecía alrededor del jazz, blues, la danza, y las canciones espirituales. De esas visitas Covarrubias realizó su serie de dibujos conocida como Negro Drawings. La edición de Vanity Fair de diciembre de 1924 publicó ocho de sus dibujos de negros del Harlem. Estos fueron los primeros dibujos de afroamericanos que publicó Vanity Fair.

A partir de 1925 Covarrubias empezó a colaborar también con The New Yorker, y a ilustrar libros, como: The New Negro con tres de sus dibujos; la portada del libro The Weary Blues; y las ilustraciones del libro Blues por W.C. Handy. También publicó su primer libro: The Prince of Wales and Other Famous Americans, con 66 caricaturas que incluían a políticos, escritores, artistas, músicos y atletas.

En el verano de 1926, Miguel Covarrubias llevó a Rosa Rolanda a México para que conociera a su familia y amistades. De ahí viajaron a Cuba, en donde Covarrubias realizó varios dibujos, de los cuales algunos aparecieron en Vanity Fair. Luego fueron a París donde Covarrubias hizo la serie de caricaturas This is Really Paris: Its Types, Terrors and Temptations. Vivieron en Paris lo que quedaba de 1926 y todo 1927 en el Hotel Excélsior, ahí Rosa Rolanda comenzó también a pintar. Algunos de los dibujos fueron publicados en las ediciones de 1927 y 1929 de Vanity Fair. En 1927 se publicó su libro Negro Drawings. A finales de ese año, Miguel y Rosa viajaron al norte de Africa en donde Miguel realizó dibujos de indígenas negros, los cuales envió también a Vanity Fair desde Marruecos, Argelia, Túnez, Tripoli (Libia), y otros puntos. Su fascinación por los Negros continuó, así como el arte étnico. A donde sea que viajara coleccionaba el arte, máscaras, trajes, figuras, juguetes, cerámica, y joyería del lugar.

Regresaron a Nueva York. En febrero de 1928, Vanity Fair publicó algunos de sus dibujos de Africa, dicha publicación coincidió con una exposición que Covarrubias presentó en la Valentine Gallery. A finales de ese año José Juan Tablada publicó su libro de poemas, La Feria, con ilustraciones de Matías Santoyo, George “Pop” Hart, y 16 ilustraciones con temas mexicanos de Miguel Covarrubias. El próximo año Covarrubias colaboró con ilustraciones para otro libro de Tablada, La Babilonia de hierro. En el verano de 1928, Miguel y Rosa viajaron a México con la idea de estudiar su etnografía, pasaron mucho tiempo con Diego Rivera y Frida Kahlo, también conocieron a Andrés Henestrosa y Fernando Gamboa. Al regresar a Nueva York, Covarrubias ilustró el libro Meaning No Offense de John Riddell, Adventures of an African Slaver de Theodore Canot, y Born to Be de Taylor Gordon.

Miguel Covarrubias y Rosa Rolanda se casaron en Nueva York el 24 de abril de 1930. De luna de miel viajaron por un largo tiempo a Bali,  viajaron en barco y pararon en Yokohama, Tokyo, Kobe, Shanghai, Hong Kong, Manila, Madagascar, Java y finalmente en Bali. Miguel y Rosa se fascinaron por el estilo de vida de los Balineses, se adentraron en su cultura, danza, música, trajes, rituales, ceremonias, costumbres, creencias, religión, villas, templos, festivales, actividades, comida, arte, máscaras; todo fue plasmado por Covarrubias en sus pinturas y dibujos, al mismo tiempo que Rosa lo hizo por medio de la fotografía. De los nueve meses que estuvieron en Bali hubo un mes en que Miguel viajó y permaneció en Shangai, China, se interesó en todos los aspectos de su cultura, su arte, políticos, sociedad, lenguaje e incluso su escritura. Veintiocho de sus dibujos de China sirvieron para ilustrar el libro China de Marc Chadourne.

En enero de 1932 la Valentine Gallery en Nueva York presentó 32 obras entre óleos y gouaches de su estancia en Bali. La exhibición fue un éxito y generó mucho interés en los críticos. A partir de ese momento empezó a exhibir sus obras con gran regularidad. En ese año ilustró la novela Batouala de René Maran sobre colonialismo francés en Africa.  

En 1933, Vanity Fair publicó la primer obra de Miguel Covarrubias de su tan conocida serie “Impossible Interviews” (Entrevistas imposibles), cada dibujo retrataba a dos conocidas personalidades en una conversación ficticia y poco probable. El primer “Impossible duo" fue Mahatma Gandhi en conversación con el evangelista Aimee Semple McPhearson.  También comenzó a contribuir con dibujos para la revista Vogue. Realizó su segundo mural para la casa de sus amigos John y Alice Warder Garrett (su primer mural “Celestial Bodies” lo había presentado en su exposición de 1928 en la Valentine Gallery). Ganó la Beca Guggenheim por las pinturas que realizó de las Indias Holandesas (Indonesia), la cual le proporcionó los recursos para un segundo viaje por un año a Bali del 10 de agosto de 1933 al 10 de agosto de 1934. Antes de regresar a Nueva York, visitaron nuevamente China, pararon en Hong Kong, Canton, y finalmente Shanghai donde permanecieron por un mes en la casa de sus amigos Bernadine y Chester Fritz, visitaron Soochow y Peking. Su regreso a Nueva York por barco les tomó 58 días, en los cuales Covarrubias pintó seis pinturas y escribió los primeros tres capítulos de su libro Island of Bali (Isla de Bali). Llegaron a Nueva York en diciembre de 1934. 

Durante 1935 y 1936 Covarrubias continuó pintando y trabajó devotamente en su libro Island of Bali. Sus obras de Bali aparecieron en revistas, museos y exposiciones. El Brooklyn Museum expuso su obra Balinese Dancers en la exhibición “The Dance in Art” en 1936. Su libro Island of Bali se publicó finalmente a mediados de noviembre de 1937, siendo un best-seller inclusive antes de aparecer en las librerías. Fue considerado un verdadero trabajo científico de gran aportación al conocimiento de la cultura Balinesa.

A principios de 1935, dos de sus obras se exhibieron en el Carnegie International Exhibition of Modern Painting en Pittsburgh, Pensilvania, representando a México junto con obras de José Clemente Orozco, Siqueiros y Carlos Mérida. Una de ellas fue su famosa pintura El hueso, y la otra un gouache titulado Río Tehuantepec, este último lo adquirió el Carnegie Institute.  En marzo de ese año participó en la exhibición inaugural de la Galería de Arte Mexicano en la Ciudad de México, junto con obras de Diego Rivera, Frida Kahlo, José Clemente Orozco, Siqueiros, Roberto Montenegro, Carlos Mérida, María Izquierdo, y otros importantes artistas. A finales de 1935, Miguel y Rosa Covarrubias se mudaron a México.

Ilustró algunas ediciones de libros como Typee de Herman Melville, Mules and Men de Zora Neale Hurston, Green Mansions de William H. Hudson, Uncle Tom’s Cabin de Harriet Beecher Stowe; El descubrimiento y conquista de México de Bernal Díaz del Castillo, All Men Are Brothers de Shih Nai-an; Los Aztecas, Pueblo del Sol de Alfonso Caso, entre otros. Realizó seis mapas murales sobre el Pacific Rim para la Golden Gate International Exposition. Realizó varios viajes al Istmo de Tehuantepec para recabar material para su libro Mexico South. Colaboró en la organización de la exhibición Twenty Centuries of Mexican Art en el Museo de Arte Moderno de Nueva York en 1940. Recibió otra beca de la Fundación Guggenheim para cubrir su investigación para su libro Mexico South: The Isthmus of Tehuantepec, el cual después de años de investigación logró publicar en 1946.

Su interés en coleccionar arte prehispánico así como de las culturas que conoció en sus viajes en el mundo, le llevó a adentrarse en su investigación y ampliar sus conocimientos sobre el tema. Durante sus exploraciones en México realizó cientos de dibujos de figuras prehispánicas que utilizó para su clasificación y estudio. Fue el director del proyecto de excavación del Instituto de Antropología en la zona de Tlatilco. En 1943, ayudó a la integración de los programas de estudios de la Escuela de Antropología y la Escuela de Historia, donde también impartió cursos de Arte Prehispánico, Arte Primitivo, Historia del Arte, y Antropología. Realizó diferentes ensayos sobre su investigación, entre ellos: El arte Olmeca o de La Venta, Las raíces políticas del arte de Tenochtitlán, Tlatilco: El arte preclásico y la cultura del Valle de Mexico, Topología de la industria del tallado y pulido de la piedra del Valle de Río Mezcala, entre otros.

En 1941, Covarrubias ayudó a René d’Harnoncourt en la organización de una exposición en Nueva York sobre arte indio norteamericano, lo cual despertó su interés en investigar a fondo este arte y hacer un libro sobre el tema. Solicitó ayuda a la Fundación Guggenheim para cubrir su investigación y consiguió los recursos, que le permitieron viajar por dos meses visitando colecciones en museos y universidades en Estados Unidos, Canada y Alaska. En 1945,  Covarrubias y René d’Harnoncourt organizaron también la exposición El Arte Indígena de Norteamerica en el Museo Nacional de Antropología. Su libro se publicó en 1954 con el título The Eagle, the Jaguar, and the Serpent.

Covarrubias ayudó a René d’Harnoncourt para el ensamblaje e instalación de la exhibición Arts of the South Seas (Arte de los mares del sur) en el Museo de Arte Moderno de Nueva York en 1946, e ilustró el catálogo de dicha exhibición. En 1947, realizó dos murales en el Hotel El Prado en la Ciudad de México, los cuales fueron destruidos en el terremoto de 1985. También realizó el mural Una tarde en Xochimilco en el Hotel Ritz, en el centro de la Ciudad de México.  A finales de ese año Miguel Covarrubias logró que Nelson Rockefeller, diera los fondos iniciales para un programa de exploración de tres años en Palenque, con la condición de que el Instituto de Antropología y el Gobierno de Chiapas financiaran lo que faltara. Covarrubias participó junto con Alfonso Caso y Alberto Ruz en dicho proyecto.

En 1950, Carlos Chávez director del Palacio Nacional de Bellas Artes creó la Academia de Danza de Bellas Artes y nombró como director artístico a Miguel Covarrubias, quien en los dos años que ocupó dicho puesto trajo gran prosperidad y desarrollo a la danza en México. Conoció a la bailarina Rocí­o Sagaón con quien se casó en una sencilla ceremonia religiosa en 1955, sin haberse divorciado de Rosa Rolanda, lo cual le trajo muchos problemas el resto de su vida.

Miguel Covarrubias murió el 5 de febrero de 1957 en la Ciudad de México. Ese mismo año después de su muerte se publicó su libro Indian Art of Mexico and Central America.

(Fuente: Covarrubias, por Adriana Williams, University of Texas Press, Austin, 1994)

 

PRINCIPALES EXPOSICIONES INDIVIDUALES

 

1924 Dibujos originales de Vanity fair, Whitney Studio Club, New York

1925 Expone dibujos de Harlem en la exposición "American Watercolors", The New Gallery, New York

1925 Miguel Covarrubias: Caricaturas, The Dudensing Gallery, Nueva York

1928 Miguel Covarrubias, Valentine Gallery, Nueva York

1932 Miguel Covarrubias: Pinturas balinesas, Valentine Gallery, Nueva York

1936 Exhibió 15 gouaches de la serie Impossible Interviews y 12 de Batouala, Fifteenth International Exhibition of Watercolors, Art Institute of Chicago

1939 Expone en la "Exposición Internacional del Golden Gate" de San Francisco, 6 mapas murales etnográficos, que describen minuciosamente los pueblos, la economía, el arte, la flora y fauna, la vivienda y las comunicaciones del Pacífico

1944 Exhibe varias obras en la exposición El arte mexicano de hoy, Museo de Filadelfía

1957 Galería Antonio Souza, Ciudad de México

1981 Galería de la Universidad Autónoma de México, Ciudad de México

1987 Homenaje a Miguel Covarrubias, Centro Cultural Arte Contemporáneo, Ciudad de México

2004 Museo Soumaya, Plaza Cuicuilco, Ciudad de México

2004 Geografía de un ilustrador, Museo Mural Diego Rivera, Ciudad de México

2004 El Chamaco y otros mexicanos famosos, Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, Ciudad de México

2004 Yólotl Bali, Yólotl Tehuantepec, Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, Ciudad de México