Eugenio Landesio

Altessano, Italia, 1810 - Paris, Francia, 1879

Obras disponibles




Si usted está interesado en comprar o vendor alguna obra de Eugenio Landesio, por favor mándenos un correo electrónico a [email protected] o contáctenos telefónicamente a (55) 5559-3208.



BIOGRAFÍA - Eugenio Landesio (Altessano, Italia, 1810 - Paris, Francia, 1879)


Eugenio Landesio nació en 1810 en Altessano, una aldea vecina a Turín, en el norte de Italia, y aún siendo niño vivió en Roma, con su familia que se dedicaba a la platería. Su afición por el dibujo fue tan precoz  e intensa que su padre se resignó pronto a perder un futuro platero para ganar un pintor. Comenzó a estudiar paisaje con el francés Amadeo Bongeois; después quedó bajo la protección del paisajista húngaro Carlos Markó “el Viejo” (1791-1860), en cuyo estudio trabajó. Con éste pintor que llegó a Italia en 1832, Landesio aprendió el paisaje idealizado. No paso mucho tiempo en que el joven italiano se convirtiera en un pintor de estilo romántico, bien reputado, que vivía de los encargos recibidos. Tenía su propio estudio y solía exhibir sus pinturas en las muestras de la Academia de Roma.

En México se conocía su talento, antes de su llegada, mediante algunos cuadros que envió en 1853 para la Exposición de la Academia de San Carlos, y que fueron adquiridos por la institución.

Landesio en sus pinturas dulcificaba sus ambientes; sus escenas son tranquilas y moralizantes; con la libertad del pintor romántico, elige escenarios y temas, lo mismo pintorescos que históricos, bíblicos que costumbristas. Al igual que su maestro Markó, Landesio gustaba del efecto atmosférico, del claroscuro delicado, de los colores afectados de teatralidad, menos acusada en el pintor italiano, y luminosidades doradas que idealizaban la naturaleza y le daban un aspecto insólito.

En 1855 fue contratado por la Academia de San Carlos en la Ciudad de México para impartir los cursos de perspectiva, paisaje y principios de ornato. Es reconocido como fundador de le escuela mexicana de paisaje, pues propició en el ambiente de la época la preocupación por un género apenas practicado en México. Enseñaba a copiar del natural hasta lograr un dibujo perfecto; insistía en que se plasmara la intimidad y armonía entre el hombre y la naturaleza. Sus discípulos más destacados fueron José María Velasco, Luis Coto, Francisco Javier Álvarez y José Jiménez.

Landesio fue el primer pintor en revelar las bellezas del Valle de México. Destacan en su obra las atmósferas cálidas, las diversas tonalidades, el dibujo preciso de las formas y la buena distribución de las figuras, aisladas o en grupo. Los protagonistas y temas son un pretexto, pues el pintor da a la naturaleza la prioridad en la escena. Se observa el detallado estudio topográfico y la idealización discreta de los panoramas inspirados en la arquitectura y la naturaleza italianas. El juego lumínico, el equilibrio, la diversidad de planos y los contrastes de color son características de su producción. Landesio siempre intentó llegar al naturalismo de excelencia técnica. 

En 1868 Eugenio Landesio dejó de impartir la clase de perspectiva, y la de paisaje en 1873, renunciando a la Academia de San Carlos. En 1877 regresó a Italia, y unos años después murió en París en 1879.

(Fuentes: 1. Homenaje Nacional José María Velasco (1840-1912), por María Elena Altamirano Piolle, Museo Nacional de Arte,1993; 2. Por María Dolores Hernández Franco, Museo Nacional de San Carlo - Guía, 1er edición, año 2000, pág. 199 y 200)