Ricardo Martínez

Ciudad de México, 1918 - Ciudad de México, 2009

Obras disponibles




Si usted está interesado en comprar o vendor alguna obra de Ricardo Martínez, por favor mándenos un correo electrónico a [email protected] o contáctenos telefónicamente a (55) 5559-3208.



BIOGRAFÍA - RICARDO MARTÍNEZ DE HOYOS (Ciudad de México, 1918 – Ciudad de México, 2009)


Ricardo Martínez de Hoyos nació el 28 de octubre de 1918 en la Ciudad de México. Fue un pintor que se desarrolló en un período de profunda transformación en la pintura mexicana, comenzó en los últimos años de la Escuela Mexicana, fue precursor del Movimiento de la Ruptura y posteriormente se desarrolló paralelo a éste, pues él nunca se sintió parte de dicho movimiento o algún otro. Ricardo Martínez heredó el interés por la cultura y estética de las civilizaciones prehispánicas que la generación anterior a él, la Escuela Mexicana de Pintura, había cultivado en sus obras, y lo mezcló en su pintura con las corrientes de vanguardia que se dieron en la segunda mitad del siglo XX. Según palabras de Rafael Tovar y de Teresa: “El retorno implícito en la obra de Ricardo Martínez fue mucho más allá, para significar una vuelta a los orígenes, nuestros (de México) y de la especie. El pintor encontró en formas y volúmenes de acusados rasgos prehispánicos, en conceptos de pureza y sencillez extremas, donde figuración y abstracción conviven armónicamente, los medios para expresar un mundo primordial y los más universales temas del hombre. El universo de Ricardo Martínez ha logrado así un retorno al mito fundador de imágenes en que se despliega la vida entre las fuerzas elementales que la animan. La luz se toca con la tiniebla para generar un ámbito de seres henchidos de energía que contienen la esencia de lo humano. Figuras que yacen, se yerguen o permanecen sedentes, suspendidas en el tiempo. Cuerpos de enorme contundencia y simultáneamente difusos, de una inmaterialidad rotunda, inasibles y oscuros a pesar de la inmovilidad inquietante con la que iluminan un espacio infinito”.

Ricardo Martínez fue el número trece de dieciséis hermanos. De los cuales su hermano, Oliverio Martínez quien era escultor, fue quien lo impulsó en sus inicios como artista. Ricardo vivió de 1928 a 1932 en San Antonio, Texas, con su madre y algunos de sus hermanos. Disfrutó enormemente la escuela norteamericana y aprendió inglés. Desde ese entonces le gustaba dibujar. En una carta, su hermano Oliverio que era alrededor de 17 años mayor que él, le dice que estudiara y que siguiera dibujando, a su regreso “yo me encargaré de usted”. Al regresar a México Ricardo continuó sus estudios, sin embargo le gustaba más dibujar que estudiar.

En los años de 1934 y 1935, Ricardo Martínez colaboró con su hermano Oliverio en la construcción e instalación del Monumento a la Revolución, donde conoció al escultor Francisco Zúñiga con quien tuvo una estrecha amistad. En 1938 ingresó a la Escuela Nacional Preparatoria. Al año de su ingreso, lanzó un manifiesto exhortando a los alumnos y a las autoridades a proteger los murales de la escuela del vandalismo hecho por los mismos estudiantes. Ese año hizo su primer cuadro al temple. 

En 1940, Ricardo Martínez inició la carrera de Derecho en la Universidad Autónoma de México, misma que dejó pocos meses después para dedicarse a la pintura. Con esa convicción se inscribió en la Escuela Nacional de Artes Plásticas (antigua Academia de San Carlos), sin embargo dejó de asistir al poco tiempo y empezó a aprender el oficio de manera autodidacta apoyándose en obras como The Materials of the Artist de Max Doerner. 

Sus primeras obras muestran la influencia de Julio Castellanos, luego hubo cierta influencia de Federico Cantú en cuanto a su temática, con quien entabló amistad en 1943; posteriormente se encuentra cierta influencia de Manuel Rodríguez Lozano, José Clemente Orozco y Giorgio de Chirico. No es hasta 1953, en que su estilo tomó un curso definitivo. Ricardo Martínez se sentía atraído como muchos otros artistas de su época por el arte prehispánico, lo cual le llevó a formar gradualmente una importante colección e incorporar su estética en su pintura. Su producción de 1953 a 1957 conforma una segunda etapa creativa, en la cual introdujo formas y rasgos de las esculturas y máscaras prehispánicas, configurando de esta forma un lenguaje plástico propio que paulatinamente lo llevó al desarrollo del estilo que lo caracterizará durante el resto de su vida. Durante ésta etapa representó a personajes en escenas costumbristas, desempeñando sus labores cotidianas o exhibiendo elementos tradicionales de la cultura, como la música o la comida. 

En sus obras de 1957 se encuentra el germen de su nueva figuración y de su tratamiento característico de la figura humana. Figuras corpulentas y volumétricas son las protagonistas de sus cuadros; el mundo prehispánico continua siendo una fuente de inspiración, pero lo expresa en trazos más depurados; el difuminado será un elemento fundamental, tanto en los contornos de las figuras como en las aplicaciones de luz y color; el manejo de la luz es magistral y los volúmenes de las figuras los logra por medio del color. La atmósfera de sus obras es muy particular y sirve para generar luz en las composiciones. Los temas representados son cotidianos, eróticos o afectivos, con una gran carga emotiva. La monumentalidad de las figuras que abarcan casi toda la obra compiten sólo con el sentimiento de espiritualidad que transmiten.

En 1943, Ricardo Martínez conoció a Inés Amor, directora de la Galería de Arte Mexicano, quien comenzó a representarlo. Sus obras comenzaron a exhibirse tanto en forma individual como colectiva en galerías, museos y centros de arte de México y Estados Unidos; siendo precisamente en la Galería de Arte Mexicano su primer exhibición individual en 1944. Impartió clases de pintura en la Fine Arts Center School, de Colorado Springs, Estados Unidos, y posteriormente en San Diego, California.  Entabló amistad con el muralista francés Jean Charlot, director de dicho centro, lugar donde Ricardo Martínez presentó su primer exposición individual en el extranjero en 1948. Sus primeras exhibiciones individuales en museos fueron en el Phoenix Art Museum en 1966, y en el Museo de Arte Moderno, de la Ciudad de México en 1969.

Ilustró varios libros, como: Recuento de poemas (1950-1993), de Jaime Sabines; La cabeza de la hiedra, de Carlos Fuentes; Recolección de mediodía, de Ernesto Mejía Sánchez; El espíritu de Don Juan. Una introducción a la obra de Carlos Castaneda, de Joaquín Castillo y Richard Dixey; Retrato crítico, de Alí Chumacero; El humanismo en el Nuevo Mundo, de Raúl Horta y La herencia, de Jorge G. Castañeda, entre otros títulos.

Recibió varios premios y reconocimientos a lo largo de su vida, como: el Premio de Adquisición Moinho Santista, máximo galardón de la Bienal de Sao Pablo, Brasil (1964); Premio Raúl Bailleres, México (1967); rechazó el Premio Nacional de las Artes por no querer compartirlo con Juan O’Gorman (1972); nombrado Artista Emérito por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, México (1993); Medalla de Oro del Instituto Nacional de Bellas Artes, México (2008); Medalla del Distrito Federal, el pergamino y el nombramiento de Ciudadano Distinguido del D.F. , por parte del Gobierno de la Ciudad de México (2008). A lo largo de su vida y hasta la fecha se han publicado varios libros sobre su pintura.

Ricardo Martínez murió el 11 de enero de 2009 en la Ciudad de México.

(Fuentes: 1. Ricardo Martínez, A 100 años de su nacimiento, Fundación Ricardo Martínez, 2018; 2. Ricardo Martínez, Editorial RM, 2012; 3. Ricardo Martínez, Exposición Antológica, Palacio de Bellas Artes, 1994, texto de Rubén Bonifaz Nuño)

 

PRINCIPALES EXPOSICIONES INDIVIDUALES

 

1944 Galería de Arte Mexicano, Ciudad de México

1947 Diez óleos recientes, Galería de Arte Mexicano, Ciudad de México

1948 Fine Arts Center, Colorado Spring, Estados Unidos

1950 Galería de Arte Mexicano, Ciudad de México

1951 Oleos y sanguínas, Galería de Arte Mexicano, Ciudad de México

1952 Trece óleos recientes, Galería de Arte Mexicano, Ciudad de México

1954 Oleos de Ricardo Martínez, Galería de Arte Mexicano, Ciudad de México

1955 Galería de Arte Mexicano, Ciudad de México

1956 Quince óleos, Galería de Arte Mexicano, Ciudad de México

1958 Oleos, Galería de Arte Mexicano, Ciudad de México

1959 Ricardo Martínez, The Contemporaries Gallery, Nueva York

1960 The Contemporaries Gallery, Nueva York

1961 Exhibition of Recent Paintings, The Contemporaries Gallery, Nueva York

1963 Bienal de Sao Paulo, Brasil

1964 Galería de Arte Mexicano, Ciudad de México

1964 The Contemporaries Gallery, Nueva York

1966 Ricardo Martinez. Recent Paintings, Phoenix Art Museum, Phoenix

1969 Pintura de Ricardo Martínez, Museo de Arte Moderno, Ciudad de México

1974 Ricardo Martínez. 40 pinturas. Expansión Rítmica de los Volúmenes, Museo de Arte Moderno, Ciudad de México

1976 The Sindin Gallery, Nueva York

1984 Ricardo Martínez, Obra Reciente, 1975-1984, Museo del Palacio de Bellas Artes, Ciudad de México

1994 Ricardo Martínez, Exposición Antológica, Homenaje Nacional, Museo del Palacio de Bellas Artes, Ciudad de México

2001 Club de Banqueros, Ciudad de México

2011 Ricardo Martínez, Museo de la Ciudad de México

2018 Ricardo Martínez y la Figura Humana, Casa de Cultura Citibanamex, Museo Casa Montejo, Ciudad de México

2018 Ricardo Martínez desde el Interior, Museo de Bellas Artes, Ciudad de México

2019 Ricardo Martínez desde el Interior, Museo de Aguascalientes

2019 Ricardo Martínez y la Figura Humana, Casa de Cultura Citibanamex - Casa del Mayorazgo de la Canal, San Miguel de Allende, Guanajuato