INVERARTE






 

Si usted está interesado en comprar o vender alguna obra del maestro Manuel Rodríguez Lozano puede contactarnos en info@inverarte.com o telefónicamente.

 

BIOGRAFIA - MANUEL RODRIGUEZ LOZANO (Ciudad de México, 1894 - Ciudad de México, 1971)

Manuel Rodríguez Lozano nació en la Ciudad de México. Se desconoce con seguridad el año en que nació, pero se sitúa cerca de 1894. Empezó a pintar alrededor de 1910. Atendió a la Academia de San Carlos bajo la enseñanza de Germán Gedovius y Alfredo Ramos Martínez. En 1913 se casó con Carmen Mondragón, quien posteriormente fue conocida como Nahui Olin. Carmen Mondragón era hija del General Manuel Mondragón quien estuvo involucrado en el asesinato de Francisco I. Madero, por lo que en 1914 toda la familia tuvo que exiliarse en Europa. Huyeron a San Sebastian y luego a Paris, donde tuvo contacto con el vanguardismo europeo, relacionándose con artistas como Matisse, Braque y Picasso. En ese mismo año tuvieron un hijo que al poco tiempo de haber nacido murió. Su relación con Nahui Olin fue muy problemática. A ella no le gustaba la vida bohemia que Manuel tenía con sus amigos y lo acusó de ser homosexual. La pareja se separó cuando Manuel Rodriguez Lozano regresó a México en 1921.

Al regresar a México se acercó a las escuelas al aire libre y exhibió su trabajo en el departamento de Bellas Artes y en San Carlos. En 1923, José Vasconcelos, entonces rector de la Universidad Nacional de México, nombró a Manuel Rodriguez Lozano director del Departamento de Dibujo y Trabajos Manuales de la Secretaría de Educación Pública, en sustitución de Adolfo Best Maugard. En esos años Manuel Rodríguez Lozano fue maestro de Julio Castellanos y Abraham Angel. Se dice que tuvo una relación amorosa con Abraham Angel, quien se suicidó en el estudió de Rodriguez Lozano en 1924, debido a los celos provocados por la relación de Rodriguez Lozano con Julio Castellanos.

En 1925 después de haber renunciado a su puesto como director, viajó junto con Julio Castellanos a Argentina, para llevar una exposición de arte infantil que era el resultado de la aplicación del sistema de enseñanza conocido como “Método Best Maugard”, junto con cuadros de ambos artistas. Dicha exposición se presentó en la Asociación Amigos del Arte y poco después Manuel Rodríguez Lozano dictó en sus salas una conferencia titulada “Las artes plásticas en México”. Posteriormente presentaron la exposición en el Museo Provincial de Bellas Artes, también en Argentina. En ese mismo año exhibió 12 obras junto con algunas de Abraham Angel y Julio Castellanos, en el Cercle Paris Amérique Latine, en Paris.

Un astro en la historia artística de Manuel Rodríguez Lozano fue Antonieta Rivas Mercado. Cautivada por la presencia del pintor y por influencia de éste, Antonieta fue la patrocinadora de ediciones, obras de teatro y revistas culturales, como: el Teatro Ulises, que surgió con la idea de renovar el teatro mexicano según la experiencia del extranjero, bajo la batuta de Xavier Villaurrutia, Salvador Novo y Gilberto Owen; y las revistas de vanguardia Ulises (1927-1928) y Contemporáneos (1928-1931), encabezadas por Villaurrutia y Novo, y cuyo cuerpo de editores estaba formado por Bernardo J. Gastelum, Jaime Torres Bodet, Bernardo Ortiz de Montellano y Enrique González Rojo. A esta generación poética, denominada a partir de 1928 como los Contemporáneos se unieron reconocidos intelectuales y artistas. Manuel Rodríguez Lozano como “pintor de los Contemporáneos” participó en las exposiciones colectivas organizadas por Xavier Villaurrutia y la revista Contemporáneos, en las que también se expusieron obras de Agustín Lazo, Julio Castellanos y Abraham Angel.

Entre 1926 y 1928, Manuel Rodríguez Lozano editó la revista Forma, que dirigía Gabriel Fernández Ledesma. Una publicación que habló del arte popular, pero con un acercamiento estético: el arte indígena y campesino comentado por el doctor Atl, Orozco, y otros artistas.

Otra figura esencial en la carrera de Manuel Rodríguez Lozano fue el coleccionista y mecenas Francisco Sergio Iturbe e Idaroff, a quien conoció por medio de Roberto Montenegro. Entre 1932 y 1933 Sergio Iturbe le encargó una serie de 20 pinturas de pequeño formato (38 x 48 cm) sobre la muerte de Santa Ana, la abuela de Cristo y madre de la Virgen María, para colocarlas en línea, una junto a la otra, en una de las habitaciones de la casa de Iturbe (Antiguo Palacio de los Condes de Miravalle).

La carrera artística de Manuel Rodríguez Lozano ha sido dividida en tres épocas. En la primer época qué abarca de 1922 a 1934 pintó el mundo extraído de la realidad inmediata. Las efigies del mexicano, obras que representan toda una serie de personajes, mujeres del pueblo, prostitutas, obreros, campesinos, gente de barrio, a quienes el pintor va otorgando realidad en el mundo del arte.

Su segunda época es de 1935 a 1939, conocida como la “época monumental”, identificada por la elaboración de figuras humanas de grandes proporciones. De admirable poder expresivo, sensualidad y colorido, estos cuerpos casi escultóricos, ubicados en distintos escenarios, poseen un valor poético y plástico inmarcesible. En ellos evidencia la dualidad sexual de los personajes con pretensiones clasicistas que celebran lo físico; en ellos se han observado temas como el neoclasicismo, la androginia y elementos metafísicos. La pintura figurativa monumental de Pablo Picasso, llamada neoclásica entre los años de 1917 y 1927, parece ser la vertiente que Rodríguez Lozano asume en estas composiciones de gran tamaño, pues durante su estancia en París frecuentaba el taller del español. Por otro lado la historiadora de arte Ida Rodríguez Prampolini afirmaba que Rodríguez Lozano era “un caso convincente de un alma que puede ligarse perfectamente a una fantasía lírica y poética que se hermana, de una manera sutil e inexplicable, al mundo añorado de los surrealistas”. También existen elementos de índole metafísica, más bien conceptuales, en su trayectoria. A partir de la serie de Santa Ana y los cuerpos colosales, los críticos han vinculado su obra a la del pintor metafísico Giorgio de Chirico.

En 1940 fue nombrado Director de la Escuela Nacional de Artes Plásticas (Antigua Academia de San Carlos), pero antes de cumplir un año en el puesto se dijo que habían desaparecido unos grabados de Alberto Durero y de Guido Reni, propiedad de la institución. Se le hizo responsable y al ser citado a declarar se le encarceló en la Penitenciaria de Lecumberri por cerca de cinco meses, hasta que se demostró su inocencia. Curiosamente los grabados aparecieron posteriormente en la misma escuela. Durante su encarcelamiento pintó su primer mural “La piedad en el desierto”, que fue posteriormente trasladado al Museo del Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México. Berta Taracena atribuyó a esta obra el inicio de la tercer época en la carrera de Manuel Rodríguez Lozano, denominándola “época blanca”, identificada por la economía de la gama cromática en gris, blanco, azul, sobre fondos oscuros, y las escenas trágicas.

En 1942 Rodriguez Lozano dedicó a Francisco Sergio Iturbe su monografía que publicó la Universidad Nacional de México. Se trata del primer volumen crítico de la obra pictórica de Manuel Rodríguez Lozano, con un amplio catálogo de pinturas de niñas, damas, mujeres de pueblo, paisajes y desnudos, elaborados entre los años de 1922 a 1942, y en cuya portada apareció el último autorretrato que realizó.

Entre los años de 1944 y 1945, Rodríguez Lozano realizó en colaboración con Nefero, el mural “El holocausto”, que expresa el tema de la piedad y el sacrificio del hombre. Dicho mural fue realizado también por encargo de Francisco Sergio Iturbe para las escaleras de su casa, utilizando una ventana en la pared con forma de arco como parte del mural.

En 1948 fue invitado por la Universidad de Paris y el Musée de l'Homme a exhibir en el Musée de l’Orangerie. En los 1950s dejó de pintar aunque se conoce un retrato de Alfonso Reyes de 1960, en ese mismo año publicó una antología de su ensayo “Pensamiento y pintura”.

Manuel Rodríguez Lozano murió el 27 de marzo de 1971 en la Ciudad de México.

(Fuentes consultadas: 1. Manuel Rodríguez Lozano, Pensamiento y pintura, 1922-1958, Jaime Moreno Villarreal, Berta Taracena, Patricia M. Artundo, Pável Granados, y Arturo López Rodríguez, Museo Nacional de Arte, MUNAL, 2011)

 

ALGUNAS DE SUS EXPOSICIONES INDIVIDUALES MAS IMPORTANTES:

 

1949 Galerías Clardecor, Ciudad de México

1968 Manuel Rodríguez Lozano magna exposición retrospectiva organizada por Berta y Gloria Tarasena propietarias de la Galería Reforma, dicha exposición formó parte del Programa Cultural de la XIX Olimpiada

1971 Exposición Homenaje, Palacio de Bellas Artes, Ciudad de México

2011 Manuel Rodríguez Lozano, Pensamiento y pintura, 1922-1958, Museo Nacional de Arte (MUNAL), Ciudad de México