INVERARTE




 

Si usted está interesado en comprar o vender alguna obra de la maestra Leonora Carrington puede contactarnos en info@inverarte.com o telefonicamente. No manejamos litografías de este artista.

 


LEONORA CARRINGTON (Clayton Green, Lancashire, Inglaterra 1917 - México 2011)

La complejidad y riqueza de las obras de Leonora Carrington no radica sólo en la multiplicidad de elementos que han ido conformando su imaginario, sino también en la dimensión de la que éste surge. Sus imágenes se forman en el umbral de los mundos asociados a los cuentos, los sueños, la vida nocturna, la ensoñación, el arte, la poesía, los mitos y las religiones.

Leonora Carrington ha estudiado a través de los años todas las enseñanzas secretas y vías de conocimiento que descubren realidades más profundas sobre la naturaleza del ser humano, los animales, el cosmos, el alma y la mente; ha incursionado en el estudio de los mitos celtas, la alquimia, la Kabbalah, el hermetismo, el budismo tibetano, la psicología junguiana y el gnosticismo egipcio. Sin embargo, más que influencias determinantes, estas corrientes han significado coincidencias con sus visiones e intuiciones más profundas.

Las disciplinas que la artista ha estudiado son los caminos que llevan a un sitio, pero no son el sitio mismo; por eso para Carrington no hay verdades absolutas sino vías de acceso a otros tipos de conocimiento que alumbren el verdadero significado de la vida. Sus imágenes no son la representación de teorías sino el lugar donde se gesta la síntesis visual e intelectual de estas coincidencias y es en ellas donde se genera el lugar del encantamiento. Ella ha sido su propio laboratorio de conocimiento, y sus imágenes el caldero alquímico donde se ha cocinado múltiples encuentros. La alquimia se produce en sus obras, se realiza en la imagen, tiene los signos propios del arte; a través de ella lo invisible se hace manifiesto. (Fuente: Por Rita Alazraki en "Leonora Carrington: La vocación y sus reflejos", Museo de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público)

La obra de Leonora Carrington encierra un universo complejo y rico cuyo significado es inagotable. Sus imágenes, afines a los sueños, las visiones y la poesía, son polivalentes. Los elementos que aparecen en ellas no responden a la lógica unívoca del pensamiento racional.

Sus pinturas están pobladas de extraños personajes, de bestias míticas, plantas y animales; híbridos de humano, animal y plantas; animales en actitudes o situaciones humanas y humanos que se comportan como bestias. Estos seres se mueven en lugares naturales y sobrenaturales o emprenden viajes míticos, físicos y psicológicos.

Situaciones extraordinarias acontecen en ámbitos y lugares cotidianos y todos los elementos conviven en espacios inverosímiles bajo los términos de las leyes de la física, suspendidos en un tiempo a la vez sucesivo y simultáneo, en composiciones sin línea de tierra donde todo puede suceder.

La artista hace emerger presencias en el papel, la tela o el metal; revela el alma de los seres y las cosas, al igual que su secreta geometría. A través del dibujo materializa lo inmaterial; descubre el rostro y la mirada, lo intangible e invisible que habita la cara, la anima y le da vida. Cuerpos y sombras deambulan por las obras; cada uno tiene su realidad propia, independiente, y sin embargo, participa de un mismo ámbito.

En las últimas décadas, Leonora Carrington ha trabajado la figura de la vieja mujer sabia en diversos aspectos, hurgando en si misma para desentrañar uno de los aspectos menos explorados de la diosa. Desde el arte practica los mismos conjuros que las viejas sabias, capaces de invocar lo ausente y traerlo a la visibilidad. (Fuente: Por Rita Alazraki en "Leonora Carrington: La vocación y sus reflejos";, Museo de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público)

Hablar de Leonora Carrington es hablar de magia, de misterio, de mística, de trascendencia y de locura.

Pero, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de locura? El psicólogo suizo Carl Gustav Jung, elaboró un postulado teórico denominado proceso de individuación, que consiste básicamente en volver la mirada hacía si mismo, con el objetivo de llegar a ser quien se es auténticamente, esto es, a trascender los convencionalismos sociales y los falsos conceptos que el ego ha heredado tanto de la cultura como de la psicodinamia particular del sujeto. Sin embargo, ello implica, según Jung, enfrentar el más profundo aislamiento y la más desgarradora soledad ya que el individuo se asume como único, pero también como incomprendido, completamente ajeno a las convenciones de la estructura social de la que, por supuesto, forma parte. Por eso es que para iniciar dicho proceso de individuación hay que contar, cuando menos, con algún grado de locura, lo cual es muy comprensible, puesto que un mundo categóricamente enajenado (esto es, ausente de si mismo) debe gozar de la bendición de la locura... de ser en toda la extensión de la palabra.

Bajo esta concepción de locura es que podemos comprender al ser humano como un misterio, y como depositario de la experiencia iniciática que trasciende por completo las condiciones ordinarias de vida. Apreciamos en Leonora Carrington un ser en plenitud que no puede hacer otra cosa más que convertir cada aspecto de su vida cotidiana en algo hermético que se experimenta como trascendencia de las limitaciones ordinarias de lo humano. De esta manera, la obra de Carrington goza evidentemente de estos elementos que se entretejen mágicamente en un discurso simbólico que cautiva, cimbra y aguijonea a la consciencia (y también al inconsciente) del espectador, susurrándole la sugerente invitación a ser en plenitud, esto es, a enloquecer un poco, al menos lo suficiente para que pueda descubrir en la vida, en su propia vida, la magia y lo cifrado, la espiritualidad y la trascendencia. (Fuente: Por Alejandro Olarte en "Leonora Carrington: La vocación y sus reflejos", Museo de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público)

 

ALGUNAS DE SUS EXPOSICIONES INDIVIDUALES MAS IMPORTANTES:

 

1948 "Leonora Carrington", Pierre Matisse Gallery, Paris

1960 "Leonora Carrington", Museo del Palacio de Bellas Artes, Ciudad de México

1976 "Leonora Carrington", Museo de Arte Moderno, Ciudad de México

1978 Brewster Gallery, New York

1989 "Leonora Carrington", Museo Nacional de la Estampa, Ciudad de México

1991 "Leonora Carrington", Serpentine Gallery, Londres Inglaterra

1994 "Retrospectiva Antológica de Leonora Carrington", Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey

1995 "Leonora Carrington: Una retrospectiva", Museo de Arte Moderno, Ciudad de México

1997 "Leonora Carrington: a retrospective in Japan", The Tokio Station Gallery, Tokio

1997 "Leonora Carrington: a retrospective in Japan", Daimaru Museum, Umeda-Osaka, Japón

1997 "Leonora Carrington: a retrospective in Japan", Mie Prefectural Art Museum, Mie, Japón